Los ‘Mariachis’ que protagonizaron la balacera en Garibaldi tienen nombre y rostro.
septiembre 17, 2018  //  By:   //  Justicia CDMX  //  No Comment   //   66 Views

Uno de ellos, hace seis años mato a un coreano.

De acuerdo a los habitantes de la calle de Paraguay, Centro Histórico los involucrados en el tiroteo en donde los mariachis hacen su vida  tiene nombre y rostro.

Se trata de “El Hugito”, “El Chori”, “El Quesillos”, y “El Vicente por cierto según los denunciantes afirman que el primero hace cuatro años mató a un coreano para robarle sus pertenencias.

Así fue la historia: El pasado mes de Septiembre del 2012 un   comerciante de nacionalidad coreana murió luego de recibir un balazo en la cabeza en calles del barrio de Tepito, informó la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

El occiso fue identificado por sus familiares como Kim Soo Do, de 56 años, quien de acuerdo con las primeras investigaciones fue abatido por un sujeto, presumiblemente “El Hugito” de acuerdo a los denunciantes, con el que previamente discutió, cuando se dirigía a un local de su propiedad.

Los hechos ocurrieron en la esquina de la calle Aztecas y Eje 1 Norte, colonia Morelos, delegación Cuauhtémoc, donde las autoridades encontraron junto al cuerpo de la víctima un casquillo y una bala calibre 380.

Al lugar, que fue acordonado por elementos policiales, acudieron peritos en fotografía, química y criminalística, quienes recabaron evidencias para intentar identificar al presunto responsable.

De los hechos tomó conocimiento el agente del Ministerio Público de la Coordinación Territorial Cuauhtémoc 3, quien inició la averiguación previa correspondiente por el delito de homicidio.

Sin embargo, a pesar de que ya pasaron seis años las autoridades policiacas no han encontrado al presunto asesino.

En cuanto a los sucedido en Plaza Garibaldi, Tres sujetos vestidos de mariachis dispararon contra seis personas que se encontraban en un local de venta de cerveza, fritangas y postres ubicado en la explanada de la plaza. Durante su huida lesionaron a otras cuatro

A un día de las celebraciones del Día de la Independencia el sonido de las guitarras y trompetas de la Plaza de Garibaldi, fue callado por el estruendo de cerca de 60 detonaciones de arma de fuego.

Tres de las víctimas murieron en el lugar, extraoficialmente se habla de tres más en el hospital de Urgencias Balbuena y los otros cuatro se reportaron graves.

Después del atentado los responsables huyeron en motocicleta por la calle de República de Honduras sin que la policía capitalina lograra detenerlos.

En cuestión de minutos la Plaza de Garibaldi se llenó de policías quienes acordonaron el sitio donde quedaron los tres cuerpos y los más de 50 casquillos percutidos.

El secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Raymundo Collins, quien acudió a supervisar los trabajos de la policía preventiva, mencionó en su momento que los primeros reportes indican que unos sujetos vestidos de mariachis, los cuales llegaron a bordo de motocicletas hasta la chelería, dispararon directamente contra tres hombres y la mujer que despachaba el lugar y en su huida lesionaron a otras cuatro personas.

Los supuestos mariachis fueron ubicados por las cámaras del C5, ingresando a las calles de Sol y Luna, en la colonia Guerrero, de la delegación Cuauhtémoc. Aunque se trató de capturarlos, esto no fue posible.

Sobre si se trató de un asalto o un ajuste de cuentas Raymundo Collins dio su punto de vista: “Yo creo que no fue asalto. La información que hay, aunque es muy confusa, es que llegaron directo a disparar sobre estas personas”.

Después de que los cuerpos fueron retirados por el personal del Servicio Médico Forense, la vida nocturna de Garibaldi continuó como si nada hubiera pasado.

Sobre este tema, autoridades capitalinas investigan a dos policías auxiliares que presuntamente avisaron a Sergio Flores Concha, “El Tortas”, del ataque en su contra que realizaron integrantes de “La Unión Tepito” en Garibaldi el pasado viernes. Los uniformados, que hacían rondines a pie, no actuaron conforme lo establece el protocolo, y en lugar de hacerle frente a los gatilleros o pedir ayuda, se perdieron entre los paseantes.

Leave a reply